miércoles, 6 de abril de 2011

Flores en la basura












foto X-C

Cuando llegó el tiempo,
yo ya no estaba.
Hacía mucho que yo ya no estaba.
Aquella mujer me dijo no se que cosas;
me dijo vida, me dijo cariño, me dijo amor.
Yo no decía nada, soñaba.
Los días pasaban como flores volando.
La noche se fue apartando,
era nuestro día,
el reino de la vida.
No se que pasó.
Ya no quedó nada,
todo era mentira,
sólo palabras para rellenar la ausencia,
como flores muertas en la basura.
Eso era yo, menos que nada,
flores en la basura.

6 comentarios:

  1. ¿Mienten las palabras?

    Cuando digo calor, sueños, besos,
    ¿miento, me engaño, te miento?

    Cuándo digo compañía, luz, sentimientos
    ¿miento, me engaño, te miento?

    Escaleras son para subir de los infiernos de la noche ¿adónde?

    ¡Qué importa ya que no pudieras verlas¡

    ResponderEliminar
  2. El tiempo cae a las palabras,
    como al corazón los recuerdos.
    Unas yacen marchitas, otras en cambio lucen orgullosas los pétalos que bellos nunca fueron.

    ResponderEliminar
  3. Perlas. Había perlas. Sangre, perlas ensangrentadas. ¿Donde están las margaritas? Acaso no hay primavera !
    ¿Dónde los besos?, ¿dónde las caricias?
    ¿Se acabó la primavera?

    ¿Dónde está mi corazón?

    ¿Estará tendido al sol?

    ResponderEliminar
  4. Veo tus ojos... Tu me miras. Yo te sueño. Mi cuerpo y tu sábana: la noche. Saliva, sexo, sin cintas ni vídeo. Solos tu y yo.

    Tu cuerpo arqueado, tus ojos cerrados, tus pechos enhiestos. Un paréntesis de tus labios deja entrever tus dientes. Tu cuerpo convulso, tenso, feliz. Satisfecho.

    Jadeas, me buscas. Esperas.

    Me buscas. Te enroscas.

    Azul, sonrisas, deseo. Tus manos, mi pelo. Mi boca, tu piel. Te deseo

    ResponderEliminar
  5. Veo tus ojos, me miras, yo te sueño, deseo la noche. La oscuridad, tu vida un recuerdo, tus besos inmensidad. Miedo, miedo a perderte, tiemblo y no sueño. Solo deseo estremecerme entre tus brazos.

    ResponderEliminar
  6. Gotas de lluvia tranquilas, monótonas,
    música de una oscura noche
    adornan la tenue luz de farolas
    que aparta mi pensamiento
    del miedo infantil o terror adulto
    a esa soledad amenazada
    que anhela el olvido de un feliz recuerdo.
    Ocultas encuentro tras papel de envoltorio
    tus mentiras vendidas en el mercado
    de la vida compartida.
    El tiempo se ha roto
    traicionando a un amigo
    con puñales mojados
    de sal y de vino.
    Podrás borrar la huella de un destino
    pero no la herida que sangra desvelos
    ni la cicatriz que surca el vacío
    de no ser persona.

    ResponderEliminar