viernes, 24 de junio de 2011

Manuel



Había cumplido cincuenta y seis años y estaba cansado de todo. Recordaba cuando tenía diecisiete y se fue voluntario a la Legión, en lo duro que fue aquello y en como al fin había conseguido salir del pueblo. Ahora tenía el sobre entre las manos, no lo había abierto pero se imaginaba lo que decían los resultados. Sabía lo que tenía que hacer; el trabajo, el puto trabajo, otro día más, y la mujer, la que le encerraba en la cocina para que no bebiese, aquella niña de la que había estado tan enamorado. Ahora todo era pasado, ya no quedaba nada entre ellos, sólo el rencor por como se fue la vida, dándoles la espalda. Le pusieron un aparato para respirar, apenas podía salir a buscar el pan; le dijeron que tenían que operarlo, pero cuando lo abrieron descubrieron lo que él ya sabía. Recordaba las tapias de Ceuta, los chester sin boquilla y el olor a comino; en cambio no recordaba los últimos veinte años, cuando los niños crecieron y el amor se fue de la casa.

foto Manuela Mora

5 comentarios:

  1. Que triste XC.
    Todos tendriamos que hacer un examen
    de conciencia, diario.
    Mirarnos menos a nosotros mismos, y mirar
    a los demás.

    Besos

    Marta

    ResponderEliminar
  2. Qué bien reflejada una realidad aplastante de cada día;

    En mi parecer programada e instigada en buena medida, ya que lo que dice Marta, o la sinceridad y espontaneidad están seriamente penadas,y se promueve que haya varias celdas dentro de celdas, para que se nos quiten las ganas de escapar y salir a respirar libertad y amistad verdadera.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Los que no tienen conciencia son los que examinan la conciencia de los demás y sólo miran al otro para que les sirva. Son el eslabón perdido, el eslabón entre el hombre y la bestia.

    ResponderEliminar
  4. Un abismo de lágrimas y distancias interiores, que nos parte el alma, mientras el mar se abre impresionante y hermoso ante nuestros ojos.

    ResponderEliminar
  5. ASI es la cruda realidad ,pasan los años y miras hacia atrás con nostalgia ,te invaden los recuerdos ,pero el presente es tan triste que duele vivirlo ,cada dia tengo que hacer un gran esfuerzo para levantarme y enfrentarme al dolor y me pregunto merece la pena,no lo se ,pero sigo aquí esperando que todo cambie .

    ResponderEliminar