viernes, 29 de julio de 2011

Deckard

«—Todo es verdad —dijo Rick—. Todo lo que las personas han pensado alguna vez —puso el motor en marcha.
—¿Estás bien?
—Estoy bien —respondió Rick, y pensó: voy a morir. Estas dos cosas también son ciertas. Cerró la puerta y se elevó en el cielo nocturno.
En otros tiempos habría visto las estrellas, pensó. Hace años. Pero ahora sólo está el polvo y nadie ve nunca una estrella, al menos desde la Tierra. Quizás allá donde voy se vean las estrellas, se dijo mientras el coche ganaba velocidad y altura, y se alejaba de San Francisco hacia la deshabitada desolación del norte.  Hacia un lugar adonde no iría ninguna criatura viva mientras no sintiera que el fin había llegado.
Caminó por la cuesta. Cada paso le costaba más. Estaba demasiado fatigado para subir. Se detuvo a secar el sudor que caía sobre sus ojos y las lágrimas saladas, con todo el cuerpo dolorido. Enfadado consigo mismo escupió, con furia, desdén y odio a sí mismo, sobre el suelo yermo. Luego siguió trepando por aquella elevación solitaria y poco familiar, alejada de todo. Nada estaba vivo allí, aparte de él mismo.
El calor. Ahora hacia calor. Era evidente que había pasado el tiempo. Y sentía hambre. No había comido en sabe Dios cuánto tiempo. El hambre y el calor se combinaban en un sabor venenoso que recordaba a la derrota. Sí, eso es lo que ocurre, pensó: de alguna oscura manera, he sido derrotado. ¿Por haber matado a los androides? ¿Por Rachael? No sabía. Mientras avanzaba, un manto vago y casi alucinante nubló su mente. Sin saber cómo estaba en un punto situado a un paso de un precipicio ciertamente fatal, de una caída humillante y desesperada. Y tenía que proseguir, aun cuando nadie lo viera. No había nadie allí que registrara su degradación ni la de nadie; y el orgullo o el valor que pudiera finalmente exhibir también pasaría inadvertido. Las piedras muertas, las agonizantes hierbas envenenadas por el polvo no lo verían ni recordarían.
En ese momento la primera piedra lo golpeó en la región inguinal. Y el dolor, el conocimiento esencial de la soledad y la pena, llegó hasta él en su forma desnuda y verdadera.
Se detuvo. Pero un impulso, un impulso invisible pero real, irresistible, lo indujo a continuar la ascensión. A rodar hacia arriba, como las piedras, pensó. Hago lo que hacen las piedras, sin voluntad, sin que esto tenga el menor sentido.
Una cama, pensó. La última vez que estuve en una cama fue con Rachael. Infracción al estatuto. Cópula con androides; absolutamente ilegal, aquí y en los mundos-colonia. Ahora debe estar de vuelta en Seattle, con los demás Rosen, reales y humanoides. Querría poder hacerte lo que tú me has hecho; pero no se puede, porque a los androides no les importa. Si te hubiera matado anoche... Ese fue mi error. Sí, pensó; todo surgió de allí. De eso y de acostarme contigo... Una cosa que me dijiste era verdad. He cambiado. Pero no del modo que tú habías previsto.
De otro modo peor.
Y sin embargo, no me importa. Ya no me importa.»

jueves, 28 de julio de 2011

miércoles, 27 de julio de 2011

El sur
















foto X-C



Abajo, abajo hacia el sur, me deslizo hacia el sur de mi corazón, ese sitio inexplorado donde tú habitas, ese rincón donde mi alma se estrella contra la tuya.
Bajo cordilleras y me hundo en la sima de tu amor.
Abajo, donde no hay nada más que tú y yo.
Recorremos la noche entre galernas de besos y esperamos que el sol no salga para devolvernos a la vida que no queremos, esa en la que nuestras pieles se quedan huérfanas de caricias y faltas de las miradas de nuestros viejos corazones.
Abajo, abajo, nos vamos al sur, donde no hay frío, donde el viento es cálido y los recuerdos no llegan, tan solo el roce de las lenguas y tu sonrisa al despertar.

martes, 26 de julio de 2011

Llueve














foto X-C



¿Podrías decirme que estás bien y que sólo llueve en la calle? Aquí llueve tras los cristales y la monotonía de su cadencia encharca mi corazón de tristes presagios. Apenas puedo soportar tu ausencia mientras releo tus mensajes abandonados en la orilla de mi pasado.

lunes, 25 de julio de 2011

Me parece imposible











foto X-C


Me parece imposible que eso que dices sea verdad, tal vez sea falta de amor, tal vez soledad, ¿quién sabe? Lo que sí sé es de mi sentimiento por ti y de los lejos que estás. Si estuvieses a mi lado te besaría hasta que el diablo volviese a por mí y le diría que esperase que esta no era su hora, que era la nuestra y que nos  la debía porque lo habíamos derrotado mil veces en la oscuridad y ahora queríamos amarnos  bajo la luz del sol.


domingo, 24 de julio de 2011

Me pasé la noche





















Me pasé la noche escuchando los pasos del diablo alrededor de mi cama, la angustia del miedo a volver a caer en sus garras me impedía cerrar los ojos y verte a mi lado, volví a acurrucarme en el rincón aterrorizado por el embate de las furias que soltaban dentelladas a mi cuerpo desnudo...

sábado, 23 de julio de 2011

Pobres palabras












foto X-C
instalación Mind Revolution


Pobres palabras que no saben ya que hacer, donde juntarse para llegar a ti. Pobre de mi, que ya no se que decirte para que te acuerdes de mi, aunque no me veas, aunque ni tan siquiera me añores. Pobre de ti, que no tienes a quien agarrarte para que te diga lo bonita que eres y lo feliz que lo haces. Tal vez yo... tal vez yo pueda cogerte por el talle algún día y decirte al oído lo feliz que me haces y lo bonita que eres. ¿Tú crees qué me atreveré a tanto? ¿Tú crees qué podré cogerte por el talle y que inclinando mi boca sobre tu orejita podré decirte: "Te quiero preciosa, dame un beso" ¿Podré hacerlo algún día o sólo será otra locura mía? Mientras tanto, de todas maneras, seguiré soñando en como te diré palabras al oído, mientras te acaricio y me escurro por el tobogán de la felicidad.

viernes, 22 de julio de 2011

¿Qué llevarás puesto?



















¿Qué llevarás puesto, que ropa rozará tu piel? ¿A quien sonreirás? ¿Como habrá sido tu día? ¿Estarás cansada, habrás dormido la siesta? Una tarde de verano sin ti, el sol no nos dejaría salir y tendríamos que habernos quedado en casa, intentando dormir la siesta, aunque no dormiríamos, sólo haríamos el amor, toda la tarde tirados por todos los rincones de la casa. Recorrería tu cuerpo con mi lengua y te haría cosquillas en el alma, en ese sitio donde te acostumbraste a mi y a mis cosas de loco. Te leería cuentos mientras te acaricio el cuerpo y te daría besos mientras sueño despierto...



jueves, 21 de julio de 2011

Mi dulce sueño

-- 











Mi dulce sueño, te he buscado durante tanto tiempo, que ahora no consigo recordar otra cosa que no seas tú. He pensado tantas veces en decirte todo lo que te quiero, pero no me he atrevido, por miedo a que te marchases corriendo. Ahora ya no lo puedo controlar, no me puedo controlar, no soporto cada despedida, cada vez que colgamos el teléfono... es por la necesidad de verte y tocarte, de oler tu pelo y de sentir otra vez el sabor que de tu boca y de tantas otras cosas... Ahora tu recuerdo se agiganta y mi corazón sufre tu ausencia echando de menos tus caricias. Me parece que no es correcto este comportamiento mio, que tengo que controlarme y comportarme como una persona adulta y seria, pero ahora ya dudo de que sea serio o adulto. Quiero dejarme llevar, los sentimientos son tan bellos que no creo que puedan hacer daño a nadie, pero, no se... tal vez te hagan daño a ti, tal vez este siendo demasiado pesado o insistente, demasiado tierno o enamoradizo, no sé... Sólo se que sueño contigo todo el día, que sueño más despierto que dormido. Es que te quiero, ¿sabes? Ya se que no tendría que decírtelo y comportarme  de una manera más comedida, pero es que estoy loco por ti. Perdóname por estas lineas, por este desahogo, pero es que necesitaba contárselo a alguien. Tal vez tú puedas ayudarme y decirme lo que tengo que hacer, el como tengo que actuar y si será mejor que calle y deje de decir bobadas. No sé, ¿porqué no me dices lo que tengo que hacer? ¿porqué no me dices como te tengo que amar?

miércoles, 20 de julio de 2011

El día que me quieras

Poner música a las palabras para abrazarte y bailar sobre la muerte, para sonreír al borde del acantilado cuando la lluvia arrecia y ya no queda nada. Vivir, vivir como soñar, soñar como vivir. Sólo palabras anudadas a tu cuello como perlas, como las lágrimas que caían por tus mejillas. Son las cosas de otra noche sin ti, tan lejos, tan cerca... Escucho canciones de amor mientras tramo estrategias de fuga y planes de loco.

martes, 19 de julio de 2011

Devorado por tu ausencia














Devorado por tu ausencia, rendido al amor. Sin retirada, sin rendición; unicamente eléctrico, como un rayo que busca donde arder, como un grito que espera ser escuchado. Sólo enamorado, como un niño en el cine, como un dios viendo su obra, como si viviese en un sueño, envuelto en violines, sobre las nubes, donde tú estás. Con tu voz en mi cabeza acariciandome una y otra vez. Tengo que humedecerme los labios al sentir como me besas... La tarde se vá, el sentimiento lo inunda todo, no se si podre resistir... Mi corazón bombea sobre el teclado esperando encontrarte en alguna linea, pobre... no sabe que no estás, que sólo eres una luciernaga en el cielo. Cuando te encuentre, te morderé el alma hasta hacerte sangrar, necesito saber que estás viva, que no eres sólo un sueño, palabras, palabras... recuerdo tus caricias.

lunes, 18 de julio de 2011

La razón

















obra Teo Hernando
foto X-C


Extraña sin razón la no razón de la razón.


domingo, 17 de julio de 2011

Hoy no puedo pensar

Hoy no puedo pensar, sólo siento cosas que no debían existir, sentimientos que pueden matar, interminables horas de desesperación y agonía. Si esta es la vida que me queda, no quiero vivirla, si dios cree que yo podré aguantar esto mucho más, se equivoca. No quiero más días como este, no entiendo porque sufro de esta manera, si yo no he hecho el mal, porque el mal se vence sobre mí. ¿Porque me hago tanto daño? Maldita soledad, aléjate de mí, retira tu zarpa de mi rostro, déjame vivir, déjame en paz.












fotoX-C

viernes, 15 de julio de 2011

¿Qué te puedo decir?













¿Qué te puedo decir? ¿qué palabras puedo pronunciar? sólo ausencia. Una sensación de vacio y de ahogo, un extraño recorrer el cuerpo en busca del otro. ¿Qué puedo hacer, si no hay nada qué pueda hacer? sólo sentir, sentirte, en cada palabra, en cada mirada, en cada roce... El día y la noche, ridícula sucesión de nada, sólo tú. Encuentro de voces e imágenes, recorridos por una cama vacia. Mi vida en el aire, la tuya en el silencio. Cuantas veces he soñado, y lo que he soñado era tan solo un pálido reflejo, tu mirada, tu voz sobre mi cuerpo, como si fuese amor. La tarde se despeña y la vida vacía no sabe a donde ir. Como si fuese un cuento de hadas, como si fuese una película de amor. ¿De dónde has salido? ¿Porqué sólo puedo rezar? Ni saber es querer, ni querer es saber, tampoco es tu sabor, aunque tengo tu perfume en una lata, como si fuese una película vieja por la que discurres, subiendo y bajando, llorando y riendo, la película de una vida que no me corresponde. Sólo tu voz, otra tarde sin ti, y no hay más, sólo tu querer.

jueves, 14 de julio de 2011

¿Como podría explicarte?









foto X-C




¿Como podría explicarte lo que siento estos días? ¿Qué palabras pueden servir para describir los besos que voy a darte? ¿Qué aventuras puedo relatar que se asemejen a las que espero vivir contigo? ¿Qué paisajes puedo pintar que compitan con los que ilumina tu sonrisa en la oscuridad? ¿Qué deseos puedo tener que no parezcan caprichos de niño, al lado de lo que te deseo? ¿Qué sol puede tapar la noche donde me entrego a ti? No, realmente no tengo palabras para decirte todo lo que eres en mi vida, para poder besar tus oídos con el roce de mis labios, para acariciar tu tristeza con la yema de mis dedos, para consolar tu soledad con la mía. No, no tengo palabras, sólo tengo sueños, y en todos estás tú.

miércoles, 13 de julio de 2011

Esas cosas que me dices























Esas cosas que me dices me hacen temblar, siento tu aliento a cada paso que doy ¿Qué podría darte yo? Sólo soy palabras, si pudiese ser viento... te acariciaría el pelo, te lamería la cara, te rozaría las piernas, te traería la lluvia que te mojaría el cuerpo... Pero sólo soy palabras, palabras que lleva el viento...

martes, 12 de julio de 2011

Tus besos





















Tus besos llenan mi vida de sensaciones desconocidas, ignoradas en el desierto del infierno, me hacen regresar a sitios donde nunca estuve... al fondo de tu corazón.


lunes, 11 de julio de 2011

Te veo


Te veo, te siento, te toco, te oigo respirar, escucho el roce de tu pelo sobre la almohada y el tropezar de tus pies con los míos. Es la hora doce, cuando ya todo acabó y empieza algo nuevo, es la hora de soñar, de sentir, de no estar solo, de creer que la vida no es el disfraz de las vacaciones y los reyes magos. Es la hora de amar y de vivir algo más que el levantarse todos los días con el despertador y encontrarse solo en la cocina preparándose una taza de café.
La noche implora piedad por los desesperados, por los que buscan y por los que aman, sabe que llegará el día y que sufrirán, por eso ahora llora por ellos, llora en silencio para disimular, no quiere que nadie sepa lo que ella sabe. Yo lo sé, porque la he visto mirarme muchas veces y bajar la cabeza, pero ahora ya no me importa, porque te tengo a ti.

domingo, 10 de julio de 2011

Metamorfosis de un ángel en mariposa












cuadro Dalí
foto X-C


Despierto y te abrazo con fuerza, beso tu pelo mientras escucho tu despertar, intuyo tu reflejo en el espejo y siento tu corazón latir dentro de mi mano, entonces la sombra se da la vuelta y me besa, como una mariposa, en los labios. Me estremezco de amor y deseo, tiemblo al sentirme entre tus brazos. Una sombra me ha dado la vida, me levanto y ya nada es igual.

sábado, 9 de julio de 2011

Caricias













foto X-C




Tus palabras acarician mi corazón como nunca antes lo había rozado nadie. Esta noche has vencido al diablo y me has hecho libre. Sujeto tu cabeza entre mis dos manos y te beso suave en tus ojos y en los labios de tu boca. Ni la luz del sol, ni el mar, ni tan siquiera la despiadada realidad pueden impedir que mi beso llegue hasta ti.

viernes, 8 de julio de 2011

Desde el oráculo de la melancolía

















foto X-C

Pongo en marcha mi cuerpo después de recordar el invisible huesped en que te conviertes cada noche, girando la llave de la puerta de mis sueños, haciendo resonar tus pasos por el pasillo que conduce al fondo de las estancias de mi alma.  Y es mi alma una barquilla en mitad del océano a merced de las ocilaciones de tu tempestad.

En este instante en que me asomo, te busco y te hablo, ignorando dónde estás, qué aire cristalino llenará los pulmones exhaustos de suspirar la ausencia que arrastra tu pensamiento, qué imágenes tejerán tus emociones en las horas que vendrán,... En este instante una ilusión intacta, una luz que no se extingue mientras el tiempo traza su camino indefectible a la nada, enhebra la dócil alianza de mi corazón con tu silencio.

Hablo contigo, desde el oráculo de la melancolía, en la desvalida realidad del fluir de distantes existencias, sin el júbilo de tu saliva hilvanando el deseo, aguardando la permanencia de mis palabras más allá de tu rabia  y de tu odio, con vocación de testamento ("Lo que fue amado como cuerpo, será consolación en un paisaje lejano").

Comienza mi día e invariablemente, desde las primeras luces, los primeros alientos, tengo el encargo de buscarte, aunque para ello el corazón se me encamine hacia un lugar incierto, frontera exacta de un destino lejano.

jueves, 7 de julio de 2011

Cuando llegue el día











obra Pablo Armesto
foto X-C



...y cuanto más hablamos más cosas tengo que decirte, y cuanto más nos queremos más te quiero, y cuanto más te beso más quiero besarte, y cuando llega el día quiero que llegue la noche, y cuando llega la noche no quiero que llegue el día. No quiero que te vayas de mi cama, ni de mi sueño, sólo quiero rozarte el pelo y sentir tu piel en mis labios cuando llega el día. Y cuando llegue el día querré... no sé que querré cuando llegué el día, aunque sé a que sabrá tu boca y cuales serán tus palabras, tambien sé lo que te diré y como te miraré. Sé tantas cosas porque ya las soñé.

lunes, 4 de julio de 2011

Te amo

Te amo
El sol se ha ido y te amo.
La noche desaparece sin ti
y te amo.
Cierro los ojos y te amo.
Siento cada latido de tu corazón,
Cada gemido de tu alma
El sonido de cada uno de tus pasos
El movimiento de tus párpados,
asombrados por el dolor.
Cada rayo de luz que entra por mis ojos me recuerda a ti.
Los árboles verdes, las calles, las rayas en el asfalto..
el cielo apenas azul.
Todo me dice tú.
Es como si mis ojos al moverse,
te acariciasen.
Te amo tanto, que las nubes del cielo,
son mis sueños.
Me abrazo a ellas, feliz,
pensando que eres tú.
Así parpadeo al mirar el cielo
y veo cada una de tus sonrisas,
de tus palabras, del movimiento de tus ojos,
y de la belleza de tus manos como si fueran
las banderas de tu alma.
Así, cada día me sacude dándome el amor,
dándome la vida.
Diciéndome con tu boca:
Te quiero.

domingo, 3 de julio de 2011

Me dormí como me dejaste











foto X-C


Me dormí como me dejaste, abrazado a ti. Desperté al amanecer con la claridad que hacía moverse las sombras. Te abracé, aún más fuerte, con el corazón. Mis brazos se cerraban sobre ti, mis manos salían por mi espalda posadas en mis hombros como si fuesen las tuyas. Así estuve hasta el amanecer; no quería levantarme, tenía miedo de despertarte. Al abrir los ojos les costó despegarse lo mismo que a mis brazos separse de mi cuerpo, no querían salir de la cama y dejarte sóla. El café fue muy oscuro, en la ducha pensaba en ti, en que eras un sueño. Cuando me di cuenta —al levantar la cara y dejar que el agua corriese por mis mejillas, al ver el teléfono de la ducha— que era tu voz, que no había sido un sueño la que decía que me querías, mis lágrimas corrieron mezcladas con el agua; me tuve que sentar en la bañera y recordé como el domingo pasado caminamos bajo la lluvia. Eso me animó, pensé que tal vez volveríamos a estar juntos. Salí del baño y encontré tu mensaje, me apoyé en la meseta de la cocina —como cuando me acariciabas por detrás mientras cocinaba— para leerlo despacio... Busqué el libro que me habías regalado y aspiré tu olor, encendí el ordenador (después de buscar el disco por la casa y no encontralo) para oir la canción de Elvis mientras me vestía. No quería ir a trabajar, hoy no tenía fuerzas, pero me fuí. Subí al autobús y releí tus mensajes y volví a ver tu foto mientras sonaba Azul. Tuve que bajar del bus, comiéndome las lágrimas. Ahora estoy en la oficina y lo único que deseo es oírte, para saber que estás viva y que no eres un sueño, que es verdad lo que está pasando y que no estoy loco.