viernes, 15 de julio de 2011

¿Qué te puedo decir?













¿Qué te puedo decir? ¿qué palabras puedo pronunciar? sólo ausencia. Una sensación de vacio y de ahogo, un extraño recorrer el cuerpo en busca del otro. ¿Qué puedo hacer, si no hay nada qué pueda hacer? sólo sentir, sentirte, en cada palabra, en cada mirada, en cada roce... El día y la noche, ridícula sucesión de nada, sólo tú. Encuentro de voces e imágenes, recorridos por una cama vacia. Mi vida en el aire, la tuya en el silencio. Cuantas veces he soñado, y lo que he soñado era tan solo un pálido reflejo, tu mirada, tu voz sobre mi cuerpo, como si fuese amor. La tarde se despeña y la vida vacía no sabe a donde ir. Como si fuese un cuento de hadas, como si fuese una película de amor. ¿De dónde has salido? ¿Porqué sólo puedo rezar? Ni saber es querer, ni querer es saber, tampoco es tu sabor, aunque tengo tu perfume en una lata, como si fuese una película vieja por la que discurres, subiendo y bajando, llorando y riendo, la película de una vida que no me corresponde. Sólo tu voz, otra tarde sin ti, y no hay más, sólo tu querer.

2 comentarios:

  1. La historia de hoy me hizo llorar, es que llega al corazón, dices unas cosas tan dulces, y con tanto amor...

    ResponderEliminar
  2. He profanado su lugar de la cama; mi cuerpo ha llenado su espacio, ahora es el olor de mis fluidos el que descansa a mi lado; ya no hay frío, ya no hay frontera. Ahora que el silencio es mi más valioso tesoro, ahora que su ausencia es el mejor copiloto, he vencido mi temor, he cruzado la barrera del pudor. La risa ha roto el silencio de mis recuerdos, ya no hay vacío, ya no hay miedo. Comparto velada con la soledad del tiempo pasado, con la tristeza de un niño sin cama, con la masa inerte de los objetos comunes, pero ya no me hieren, ya no me insultan cada vez que los miro. La mentira y la traición están de vacaciones, han helado el aliento de mis lágrimas y ahora descansan en un lugar más cálido. Pero yo he vencido al tiempo de mi pasado y ha sucedido sin prisa, sin anunciarse, sin venir a cuento. Simple profanación mundana.

    ResponderEliminar