sábado, 27 de agosto de 2011

Un rastro de besos












Un rastro de besos, que deja tu voz, tu risa en mis oídos, el sabor salado de tu boca, las cejas que acaricio sobre tus ojos de niña, el entrecortado paladear de tu coño misterioso, las interminables conversaciones con un deseo, la sensación de estar vivo, aún a sabiendas de estar muerto, la ciega locura de palparte y mi amor... Lo que siento cuando despierto y cuando me duermo, porque no quiero dormirme, porque quiero sentirte entre mis brazos y bajo mi sol de lluvia, entre mis desesperados amaneceres y el loco deseo de ir al cine contigo y aspirar tu olor y coger tu mano y decirte cosas al oido que nunca te han dicho y fundirme entre tus sueños.

2 comentarios:

  1. ..una sombra de besos que nunca me diste, una sombra de lágrimas que se escurren por la pared...

    ResponderEliminar