martes, 8 de noviembre de 2011

El disparo




El disparo entró sucio, me reventó los ojos, caí al suelo. Cuando te vi levantar la mano con el revolver me quedé parado, no entendía lo que estabas haciendo. Me habías contado cosas, cosas del futuro, cosas de esperanza.
Me mataste aquí, en el mismo sitio donde me juraste amor, tan solo bastaron unos meses para dejarte atrapar. Habías acariciado mi piel como si fuese mi alma, me habías dicho palabras que yo no había oído nunca.
Me disparaste, justo entre los ojos. Me dijiste esas mentiras, las del cielo azul y tus besos como nubes, pero miro al cielo y el cielo es gris como siempre, como el día sin tus brazos.
La fábrica siempre igual. Era como volvía, a veces si, a veces no... Quería besarte al llegar, pero no te gustaba. Esta tarde en el parque me disparaste, tuvimos poco tiempo, sólo el justo de ver tu cara desnuda. Te habías liado con el director de la sucursal del banco; te había prometido llevarte por aquí y por allá, el oro y el moro, pero lo único que quería era entrar por el agujero. Cuando se enteró su mujer le dijo: ¿Qué es lo que está pasando? ¿Truco o trato, pasta o muerte?
Era una pendeja, supo hacerme daño. A ti no te dije nada, sólo te pregunté que tal habías pasado el día. No llegaba el dinero decías, decías que no era bastante, que necesitábamos cosas y que querías ir de viaje, luego por la mañana me dijiste hace frío.
Alguien tenía que pagar y el cielo estaba gris, gris azul plomo.

Imagen Nieves Álvarez
http://www.nievesalvarez.net

10 comentarios:

  1. Tenía que hacerlo. El director de la sucursal no solo hacía promesas: las cumplía. Todas. Se adelantaba además a cualquier deseo, era mucho más de lo que había soñado. Al principio quería viajar, pero ahora ya no, el lugar ya no me importaba gran cosa, solo quería estar a su lado. Había entendido que él era mi destino, él era mi viaje soñado, un viaje sin retorno. Así que tuve que eliminar cualquier obstáculo, cualquier recuerdo, cualquier pasado. Tenías que desaparecer. No hay crimen perfecto…el cielo está gris y hace frío, mucho frío en el infierno( sin ti).

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja,ja,ja,ja,ja!!!!!!!!!!!!!!!
    Segundas partes nunca fueron buenas. Solo realzan la calidad de las primeras.

    ResponderEliminar
  3. ¿Papeles cambiados?.Original. Normalmente el amante o la traidora son los que acaban muriendo. ¿No es un poco moralista lo de “él sólo quería entrar por el agujero”? El que esté libre de pecado …
    saludos. Diane
    PD Anónimo vs. anónimo ¡qué fácil es escribir cualquier cosa o reírse de los otros amparados en el anonimato!.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien Diane, ¡al fin pones las cosas en su sitio¡, pero ¿estás segura de no haber tirado alguna vez esta misma piedra? (Con el mayor respeto y cariño).
    Saludos. Anonimos del mundo

    ResponderEliminar
  5. El amor verdadero entra por el agujero
    http://www.lloviendopiedras.com/2010/12/solo-el-amor-nos-salvara.html
    http://www.lloviendopiedras.com/2010/12/solo-el-amor-nos-salvara-segunda-parte.html

    ResponderEliminar
  6. Acabo de leerlo,¡bien! me gusta, aunque la historia está un poco complicada, creo que quieres decir muchas cosas, (y las dices), pero engancha, apetece saber que más pasa, ¿tiene continuación?
    En serio, me gusta, es diferente a la racha que llevabas.

    ResponderEliminar
  7. Con todos mis respetos. Hay que ser muy vanidoso para intentar continuar un relato que no es nuestro. Afán de protagonismo y de querer destacar por encima del autor original. Por favor, dejadnos disfrutar de los relatos del autor del blog.

    ResponderEliminar
  8. Xc, me parece uno de tus mejores relatos. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  9. Magnífico relato, como aquel de diciembre del pasado año, como tantos otros.¡Qué siga lloviendo¡

    ResponderEliminar
  10. Vaya, ¡qué sorpresa! ¡Una foto mía inspirando un relato y un relato que me gusta además! :D

    ResponderEliminar