viernes, 29 de noviembre de 2013

Contemplo con asombro
















Contemplo con asombro como pasan los días sin saber nada de ti, sin tener el consuelo de tu voz lejana por las ondas del teléfono, o las pequeñas palabras de tus mensajes. Cada día sepulta a otro en el vacío de tu silencio, quedando ciego de amor ciego de vida. Intento enterrarme bajo el edredón pero una y otra vez me apareces y me tengo que morder los puños para no llorar. Me acuesto muerto y me levanto más muerto todavía. Camino como un zombi, lleno de tu recuerdo, buscándote entre todas las cosas porque todas las cosas me llevan a ti. Y no hay instante sin tu nombre en mi boca como si al pronunciarlo pudiese paladear otro tiempo en el que únicamente necesitaba abrir los ojos para poder verte, o extender mi mano para poder acariciarte.

foto Todd Hiddo

No hay comentarios:

Publicar un comentario