viernes, 28 de febrero de 2014

Me aplastó


























Me aplastó contra el suelo
Me violaste
Mordí la tierra
mientras
me decías
todas aquellas cosas
sin remisión
Me atravesaste.

foto Bárbara Bezina

miércoles, 26 de febrero de 2014

Una nube salvaje

Una nube salvaje
que se desliza
sobre la vida
Tengo tan lejos tus besos
como si fuesen dentelladas
aullidos de perro lobo
que no alcanzan la luna
Oraciones compuestas
(yo, tú) tú y yo
de uno solo
Bares sin huella
donde buscar el pasado
"el calor del establo"
Copas bebidas hasta las heces
una y otra noche
sin ninguna salvación
como un rito mágico
de última cena y huerto de los olivos
pero la puta no aparece
y no queda otro remedio
que colgar a otro
aunque sea yo mismo
Las olas no limpian la playa
hay demasiada sangre
Toda esa que recogí
por los caminos
que no borra Ariel
ni tan siquiera Ajax
¿el vómito es sangre?
Valdrán los paseos por el pueblo
como caminos
¿qué son los caminos?
subir y bajar en el ascensor
hacer la compra
ir a trabajar
fregar el suelo
hacer la comida
los caminos que regalaste
para que nunca te hiciesen
lo que te hicieron
caminos de hierro
chuh chuh uh uh
en blanco y hierro
como un hostia va y hostia viene
simplemente el paso del sol
hoy si y mañana también
como el deseo  de ti
Quién me dirá que no solo
eran palabras
(las tuyas y las mías)
dos o tres
las justas
Dies Irae


lunes, 24 de febrero de 2014

Necesito escribir un cuento


























Necesito escribir un cuento, un cuento que empiece por a y acabe en b, un cuento como de nubes que vuelan, como de un amor; un cuento de una niña que corre y de un hombre perdido, un cuento donde habrá muertos -y no todos serán buenos- un cuento que tengo que escribir esta noche aunque no creo que sea (aunque no se porque) Un cuento de dos buenos, aunque todos mueran, un cuento sin arco iris y de mujeres vivas; un cuento de bailes y sin animales, un cuento donde salga yo aunque yo no esté. Un cuento muy bueno, aunque todo sea malo; un cuento de indios sin vaqueros y de brujas griegas, donde Ulises no se ata al mástil y los perros lamen las heridas.
No se que cuento será ese, pero seguro que es bueno, porque a Prometeo no le arrancaron el higado y porque mi amada me dirá te quiero.


viernes, 21 de febrero de 2014

Una sombra

Una sombra
como una mala palabra
y me decías...
Pasa la noche
ya es viernes
o sábado...
ya no lo se (ya no se lo que es)
ya da igual
Ya no queda nada
de todo aquello
de lamer tus labios
como si fuesen
la boca de Dios
de comer tu coño
como si fuesen
los pechos de mi madre
Lloro desconsolado
no hay pezones
no hay coño
no hay boca
solo hay la Muerte
y ni tan siquiera es Max von Sydow
y no sabe jugar al ajedrez
Y yo le digo:
─¿Por qué me haces esto?
Y ella me dice:
─Por joder
Y yo le digo:
─Serás puta
Y ella me dice:
─No vi a nadie más tonto que tú
Ahora voy con Ella de la mano.


martes, 18 de febrero de 2014

La caída de Madrid


















Rafael Chirbes, La caída de Madrid, 2000
A la vuelta del exilio el viejo profesor no había entendido los cambios de mentalidad que se habían producido en el país durante su ausencia: "Yo creía que España se había paralizado a la espera de que volviéramos, que todo seguía igual, con un vacío en algún lugar que nosotros llenaríamos, pero no, no es así. España ha cambiado ya no es nuestra, es de ellos. Quién crees tú que puede. Hay una juventud, una juventud que han formado ellos, que es parte de ellos aunque se les oponga. Son los anticuerpos que ellos mismos han creado para salvarse cuando enfermen de verdad, la vacuna para que el país siga siendo suyo. Esta España de ellos no me interesa para nada. Que se la queden y les aproveche."

martes, 11 de febrero de 2014

Te amo tanto





Te amo tanto como si no existiese la luna, como si no hubiese olas en el mar, como si tu sonrisa fuese el único valor, como si al llegar a casa me desnudase para ti, como si los sueños fuesen todos tu nombre.
Te amo tanto que al desmayarme recuerdo cada rincón de tu piel, cada palabra dicha, cada beso, cada dedo sobre mi piel. No puedo saber nada que no sean tus labios y el valor de tus palabras, cuando te acunaba en la mesa, cuando dormías sobre mis piernas. La yema de mis dedos siguen recordando el suave roce de tu cerebro y todo el futuro que tenia en mi, que tenia en tus ojos cuando me mirabas, y la puesta de sol con todos aquellos pájaros volando hacia Marte y tu voz al otro lado de la habitación, te apretaba en el frió como un cuento de lobos, me mordía, me mordía.
No hay ningún paso, toda la ciudad eres tú, igual que la noche son tus besos, las aceras son tu mano en la mía, tus ojos, y tu voz diciéndome, siempre hablando, siempre juntos, tan flaca, y mis manos suplican por ti como si fueses su lienzo, su poema de amor y confianza. Ahora lloran, se retuercen la una a la otra, las dos se insultan, riñen todo el rato, pobres… te echan tanto de menos, recuerdan tu piel como si fuese el mapa de mi pirula adolescente.
Mis manos como si fuese mi lengua la que tengo que morder, para no decir tu nombre, el nombre de mis sueños, el nombre de mis deseos y el lago donde me hundía cada noche en el tesoro de tu piel y tu voz. Te quiero tanto que pienso que no puedo morir para que no desaparezcas, para que no te olviden, no puedo creer que el sol sea capaz de apagar aquello, Ahora me hundo en un barco sin piloto y rezo al diablo que perdone mi amor, y aunque tu no lo sepas he arrastrado tu cuerpo, he usado tu alma, he mirado en tus ojos, he acariciado tus fotos, he soñado tu sexo y he acariciado cada segundo de los dos. No me digas nada, ya lo se, ya lo se todo, pero date cuenta de cómo te quiero y de cómo siento; ya estoy metido en la noche, ya es tarde, y nada que recuerde nuestra cama, el maldito teléfono que no suena y todos los sueños convertidos en estatua de sal porque un día decidí ser Jasón, me sumergí en el infierno. Ahora ya es tarde, te has ido como una V2 y yo sigo en Berlín esperando…
Recuerdo cada paso, cada caricia, el despertador y los desayunos de kivi y frío, luego llegabas entre zapatos, un soplo en los labios y el cielo azul.

Y la noche como si fuese mi muerte.


jueves, 6 de febrero de 2014

Bebimos el frío
















Bebimos el frío,
tan frío como
tu silencio.
Tan frío como
el recuerdo de tus besos.


foto X-C cementerio Luarca

lunes, 3 de febrero de 2014

Hoy empezó la primavera













foto X-C


Hoy empezó la primavera
como una patada en los cojones
con tus ojos mirándome
tras el cristal de la cabina del barco hundido
suben las burbujas hacia el azul
La luz del mar,
la sombra de una sombra,
el sueño de un sueño,
algo así como tu sonrisa.
El triste recuerdo de tu voz,
el sonido de las sábanas en tu cama
y tu mano en mi sexo.
Hoy empezó la primavera
y no hay nada de Dios
en ninguna cosa.
Tan solo tu boca.